12/12/13

Yo también sufrí acoso escolar

Viendo este vídeo de focusings no he podido evitar ponerme a llorar.
Yo también sufrí durante toda mi infancia acoso escolar, yo también viví con miedo, también tuve fracaso escolar. Sí, también fui una víctima del ahora conocido como "bullying".
Por aquel entonces este tema no estaba tan visibilizado y si decías algo, nadie te creía y todo iba a peor. Te convertías en la chivata, la mentirosa, la traidora...

En mi caso el acoso lo recibí por parte de diferentes personas y durante distintos cursos escolares (e incluso diferentes colegios).
Yo era una niña reservada, tímida... y de eso se aprovechaban. Aunque ahora, echando la vista atrás, no tengo muy claro si ya era reservada y tímida o el acoso provocó que yo fuera así.
Yo no tenía el "consuelo" de poder refugiarme en mi casa, porque mi padre era un maltratador psicológico, así que mi sufrimiento era doble.
Supongo que de ahí mi pasión por la lectura y la escritura; al fin y al cabo eran mi única vía de escape.

No sé muy bien en qué momento todo aquello se acabó, pero aún hoy arrastro muchas secuelas psicológicas de todo aquello. Sí es cierto que ya poco tengo que ver con aquella niña que no se atrevía a defenderse, pero me sigue costando muchísimo socializar. Y sospecho que alguna de las fobias que tengo vienen de todos aquellos años en los que mi vida era una auténtica mierda y durante los cuales no pude disfrutar de mi infancia. Y creedme, es muy duro intentar recordar un momento feliz de la infancia y no encontrarlo.

Y aunque intento luchar contra todos los condicionamientos que aquello me supuso, hay muchas cosas que aún no soy capaz de disfrutar. Me dan miedo los buenos momentos (sí, sé que suena raro) porque en mi vida han sido tan escasos que tengo la sensación de que los que me ocurren en el presente van a acabar en cualquier momento y de la forma más traumática.
Sigo sin tener mucha fé en mí misma y vivo con el eterno miedo a la soledad, aunque paradójicamente es lo que busco en muchas ocasiones.

Es increíble cómo la maldad de unas cuantas personas pueden destrozarle toda una vida a alguien.
Sin embargo, haber vivido todo eso también me ha dado muchas cosas que yo considero positivas. He amasado conocimientos sobre un montón de temas debido a todo lo que leía. Soy una persona muy crítica con todo y antes de tomar una opción o una decisión sobre cualquier cosa, lo analizo todo detalladamente. He aprendido a decir "NO" y a defenderme. Me he dado cuenta de que la vida no es lo que nos quieren hacer creer, sino que la vida nos la vamos construyendo nosotros con nuestras acciones y decisiones. Valoro mucho más cada pequeño detalle, cada muestra de cariño y cada gesto de bondad. He conseguido sacar fuerzas del dolor para luchar cuando lo he necesitado.
En definitiva, el acoso escolar y el maltrato en casa me han hecho una persona mejor, más empática y más libre en cuanto a pensamiento, a pesar de todas las secuelas que, como he dicho, aún arrastro.

Sólo quiero pediros un favor: escuchad a quien os pide ayuda. La ayuda no siempre se pide de viva voz, pero sí con miradas, con gestos, con actitudes. El acoso y el maltrato es un tema muy serio que puede arruinar vidas enteras.
Nadie tiene derecho a dominar a nadie, y nadie se merece vivir con miedo.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .