30/1/14

Lucha y paz


No logro conseguir un equilibrio en mi vida. Mi interior me pide a gritos que blanda la espada y salga a luchar como nunca al campo de batalla, pero también me pide sentarse a meditar, a buscar la paz interior para proyectarla en el exterior.

Cuando una de esas vertientes surge, la otra grita llamando mi atención, reclamando su lugar.
Y yo no soy capaz de elegir, no puedo. Ambas forman parte de lo que soy yo.

Pero tengo miedo a que una anule a la otra, a no saber compensarlas con satisfacción. Sólo sé batallar contra ambas en vez de reconciliarme con ellas.

Mi lucha está de puertas para afuera, y mi paz, de puertas para adentro.

Siempre ha sido así, más vale que me vaya haciendo a la idea.

Envidio en cierta forma a aquellos monjes guerreros de las Cruzadas, capaces de defender sus convicciones con la fiereza de un soldado y a la vez, sentirse en paz como el más devoto de los religiosos.











1 comentario :

  1. Terrible dilema, pero no creas amiga, eres la única que pasa por esta encrucijada, entre hacer o no. Si luchas llega un momento que te sientes decepcionada, por lo poco conseguido. Y si no haces nada y te limitas a pensar buscando tu equilibrio emocional, te sientes culpable por egoísta. Después de muchos años vividos, te diria que escojas lo que sientas con más fuerza en cada momento y cambia cuando lo consideres necesario. Un abrazo

    ResponderEliminar

© Agata | WS
x x x x x x x .