2/7/14

Atreverse a hablar

Cuando alguien decide llevar una vida lo más honesta posible y acorde a sus principios, tiene que lidiar con críticas de todo tipo, insultos, desprecios...
Por eso la gente no se atreve a hablar.

Yo no entiendo qué significa ser políticamente correcto, no lo concibo. Yo sólo concibo el decir las cosas tal como son, tal como las pienso o tal como las siento.

No comprendo por qué voy a tener que utilizar medias tintas o dar la razón a mi interlocutor (si es que lo hay) por ser políticamente correcto aunque no esté conforme con lo que dice.

Me paso el día argumentando con respeto para que se me termine contestando con insultos. Ahí es cuando se acaba el debate, está claro. Y cuando quien insulta me hace ganar una batalla que tan sólo existe en su imaginación.

No digo nada cuando se te ocurre nombrar a alguien en tus quejas u opiniones. Las hordas de idólatras defendiendo a su Dios de madera acuden raudos a, muchas veces, darte la razón intentando llevarte la contraria para no darse cuenta de que están de acuerdo contigo y en desacuerdo con su ídolo. O quizá para no tener que cuestionarse si lo que realmente piensan coincide con su ídolo o conmigo o con ninguno de los dos.

Está claro que disentir de las opiniones mayoritarias, aunque éstas sean mayoritarias dentro de una minoría, está visto como un acto de provocación. Debes pertenecer a un grupo ideológico, el que sea. Si opinas por libre te van a llover piedras de todas partes.








No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .