6/3/15

Muerte

No puedo ni imaginarme lo que tiene que sentirse cuando te dicen que tienes una enfermedad que te va a matar en cualquier momento.

Saber y sentir que la vida se te acaba, que no llegarás a viejo, que puede que celebres tu próximo cumpleaños o no. Saber y sentir que te has dejado tantas cosas por hacer que ya no vas a poder por falta de tiempo.
Saber y sentir que estás sentenciado, que los días que vivas van a ser los últimos.


Tener la sensación de que el tiempo pasa demasiado deprisa, que no lo aprovechas todo lo que quisieras para estar con la gente que quieres, para estar en los lugares que quieres, para disfrutar de un rayo de sol, del viento en tu rostro, del canto de las aves, de un último baño en el mar.

Ver el dolor en las personas que te rodean, saber que les vas a faltar, que deberán aprender a vivir sin ti. Que te rodeen constantemente pero te sientas más sola que nunca en tu vida.

Saber que aquí has terminado y que dentro de unos años nadie te recordará, pasarás simplemente a ser una persona menos en la Tierra.

El miedo y la incertidumbre del momento en sí y de lo de después. ¿Qué habrá? ¿Veré algo? ¿Sentiré algo? ¿Dónde iré? ¿Me sentiré sola?

Siempre he pensado mucho en la muerte pero esta vez ha venido a quedarse esperando a alguien de mi familia. Y no es ella quien me asusta, sino todo lo que genera a su alrededor...




No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .