13/10/16

Mal cóctel

Hay tormenta.
Toda la vida me han gustado las tormentas pero ya no. Mi querida amiga la ansiedad ha conseguido que los rayos me den verdadero pánico.
Hasta ahora me bastaba con cerrar las cortinas para no verlos y aguantar hasta que todo pasara, pero este año tengo chimenea.
"¿Y?", os preguntaréis.
Pues que entre otras muchas recomendaciones, está la de no encender fuego en las chimeneas para evitar que un rayo caiga en ellas.
Que sí, que ya sé que no caen rayos en chimeneas todos los días y que menudo frío en invierno cada vez que haya una tormenta si no se puede poner la chimenea, pero la ansiedad es así. Irracional, exagerada, sin medida.

Así que aquí estoy, encerrada con mi perra en la habitación, escuchando la tormenta acojonada y con un fuego hermosísimo en la chimenea del salón que no sé cómo apagar.

Todo maravilloso.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .