29/11/16

Caléndula

La Caléndula o Heliotropo, también conocida popularmente por otros nombres como Flor de difunto, Maravilla o Flamenquilla. Esta planta tiene flores muy vistosas en tonos naranjas y amarillos.
Es originaria del sur de Europa y actualmente su cultivo está extendido por muchas otras zonas del mundo debido a sus excelentes propiedades medicinales para cuidar la salud de forma natural.
Hace más de 3.000 años los egipcios la consideraban  una planta milagrosa y los griegos y romanos la utilizaban para curar muchas de sus enfermedades.
Usos medicinales

Es antiséptica y cicatrizante, estimula la epitelización (acción natural de curación dérmica) y regeneración de la piel dañada, potenciando la síntesis de glucoproteínas y colágeno, haciendo que la piel sane y sin dejar cicatrices.

Durante la Edad Media, Santa Hildegard von Bingen, abadesa alemana, experimentó con las propiedades de la caléndula para curar las llagas y otras afecciones de la piel aplicando compresas y fomentos. La caléndula es recomendada por los médicos naturópatas para tratar el acné y la dermatitis.

Cura pequeñas heridas y quemaduras leves utilizada en forma de compresas o en preparados semisólidos (cremas o pomadas).

A la caléndula también se le atribuyen propiedades calmantes, emolientes y suavizante por los fitoesteroles, saponinas y el betacaroteno que contiene, además de que el ácido salicílico, los terpenoides, cariofileno y quercetina de su composición química le dan un efecto analgésico. En el mercado de los remedios naturales existen cremas y toallitas limpiadoras cuya base activa es la caléndula y están indicadas para ayudar a aliviar la típica irritación del pañal.

En el 2009, una investigación demostró los beneficios de los remedios homeopáticos para darles alivio a los pacientes que sufren de los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer. Encontraron que la aplicación de caléndula tópica tuvo éxito para aliviar la inflamación cutánea que se produce con la radioterapia.

Las flores de la caléndula se usan entre otras cosas, para prevenir los espasmos musculares y tratar los dolores menstruales. Su riqueza en flavonoides le otorga propiedades para reparar los vasos sanguíneos y recuperar la buena circulación en el organismo.

En el siglo XVI, el médico y bótanico italiano Francesco Mattiolo, fue el primero en recomendar el uso de caléndula en forma de compresas para combatir la conjuntivitis e inflamaciones de los ojos por sus propiedades antivirales y antibacteriales.

La caléndula es considerada por la medicina natural como uno de los fungicidas naturales más antiguos. Los homeópatas de hoy en día recomiendan utilizar extracto de caléndula para tratar problemas de micosis en la piel y pie de atleta. La caléndula contiene ácido gentístico y ácido málico que le dan su efecto antibacteriano y puede ser utilizada en infusiones, tintura, compresas, lociones, cremas o aceite esencial.

Una infusión de caléndula para quienes padecen gastritis, úlcera, nauseas o vómitos es uno de los remedios caseros que por generaciones ha estado presente en las recetas de nuestras abuelas. De su composición química destaca la presencia de calendulina, un principio amargo con proteínas antiflogísticas, es decir, que tratan la inflamación.

La gingivitis, las aftas y otras afecciones bucales pueden tratarse con caléndula gracias a sus propiedades antisépticas y anti inflamatorias.
Usos culinarios

Los antiguos egipcios conocían las aplicaciones culinarias de la caléndula y usaban sus flores para darle color a sus platos, por esta razón sus pétalos se conocen desde la antigüedad como el azafrán de los pobres. Las flores de caléndula se usan en ensaladas, postres y pescados.
Puede utilizarse fresca o seca.


Usos mágicos

Las guirnaldas de caléndula colgadas de la puerta han sido durante cientos de años, un repelente para las malas energías.
Colocadas bajo la almohada, ayudan a tener sueños conscientes o proféticos. 
Perfecta para trabajos en el Solsticio de Verano (Litha).


Recetas


Polvo de caléndula

Se toman 100 gramos de pétalos y hojas y se le machaca hasta hacerla polvo. Esparcir la cantidad necesaria sobre las zonas afectadas y cubrir con una gasa limpia durante toda la noche. Lavar siempre la herida por la mañana con agua corriente y procurar dejar destapada de ser posible. En caso contrario, repetir la operación y mantener la gasa limpia durante el día. En el caso de llagas, aplica el polvo encima cada vez que sea necesario, hasta que seque el brote.



Bálsamo de Caléndula

Colocar 30 gramos de pétalos de la flor en un cuarto de litro de aceite de oliva extra virgen y tibio. Dejar macerar durante una semana a temperatura ambiente y a la sombra. Aplicar el bálsamo en la zona afectadas 3 veces al día, durante 5 días., Descansar tres y repetir la aplicación. Este bálsamo va bien también para prevenir rozaduras y para aplicar sobre aftas, llagas en la boca, etc.


2 comentarios :

  1. ¡Qué interesantes todas las propiedades que comentás de la caléndula! Y la flor, además ¡es muy linda! Me hace acordar a una que me regalaron hace poquito =D

    ResponderEliminar
  2. es una planta super interesante por todo lo que comentas.Buen artículo. Es una maravilla de la naturaleza. Además nos regala sus flores casi todo el año.

    ResponderEliminar

© Agata | WS
x x x x x x x .