21/11/16

Obsidiana

Conocida por algunas civilizaciones antiguas, la obsidiana es una roca de estructura vítrea originada por un enfriamiento muy rápido de magmas fluidos. Se la considera una piedra preciosa.

Plinio ya la conocía y la llamaba lapis obsianus u obsidianus, en referencia a un tal Obsidius, que por primera vez señaló su presencia en regiones etiópicas.
Mencionaba en sus escritos una curiosa bebida que, según él, permitía ver el origen de todas las cosas. Sus ingredientes: polvo de obsidiana, talco, mirra, lágrimas de pino petrificadas y vino tinto. Era condición indispensable beberla antes de conciliar el sueño.

Era bien conocida por los antiguos. Numerosas excavaciones arqueológicas han proporcionado, además de objetos de uso cotidiano, magníficos grabados y sellos egipcios, y espléndidas copas y vasos romanos.
En las tradiciones medievales se sostenía que las piedras negras estaban dotadas de poderes sobrenaturales y terapéuticos. La misma obsidiana era considerada infalible contra las pesadillas y, tallada en esfera, resultaba idónea para atraer a los demonios y predecir el futuro.

Para los pueblos que habitaban la península de Yucatán, la obsidiana era una piedra sagrada y se utilizaba para hacer cuchillos para los sacrificios..
Reducida a polvo era empleada por los aztecas para cicatrizar heridas.

Hay diversas variedades de la obsidiana: la perlita, de color gris perla; la pechstein, pardo amarillenta; la marekatina, de color gris humo; la tokayerluchssapphir, de azul zafiro. Pero la más común es la negra con los bordes traslúcidos, mientras que es más rara la que tiene inclusiones nodulares blanquecinas (obsidiana copo de nieve), la que tiene inclusiones amarillentas (obsidana dorada) o la de manchas rojizas (obsidiana parda).

Propiedades mágicas y curativas

Para los habitantes del México prehispánico, la obsidiana (llamada por los indígenas iztli) tuvo notables aplicaciones medicinales, independientemente de su efectividad biológica. Su utilización medicinal se debió en gran medida, a la carga de sus atributos rituales y a sus propiedades físicas particulares. 
Se decía que ahuyentaba a los demonios, alejaba a las serpientes, y conciliaba además, el favor de los príncipes. Había la creencia además, de que a causa de su semejanza con algunos órganos como el riñón o el hígado, los guijarros de río de obsidiana tenían el poder de curar dichas partes del cuerpo. 

Por ser un mineral de origen volcánico se le relaciona con el elemento fuego y se considera una piedra de auto conocimiento con carácter terapéutico, es decir, una “piedra que actúa al igual que un espejo cuya luz hiere a los ojos del ego, que no desea ver su propio reflejo”.

La obsidiana puede facilitar la vuelta a vidas pasadas y tallada en esfera, tiene un alto poder de mancia. Es muy utilizada como espejo negro. Los chamanes y curanderos aztecas empleaban espejos de obsidiana para “mirar” el reflejo del alma, asociaban la enfermedad con la perdida del alma, si el reflejo era nítido el enfermo recuperaría su salud, por el contrario, si se reflejaban sombras, el alma se había perdido y no había esperanza de sanación. También los empleaban para “leer los misterios del mundo de los espíritus”. Los chamanes aztecas aseguraban que podían leer en estos espejos lo mismo que en los ojos de un jaguar (animal chamánico asociado a la brujería, la adivinación, el inframundo, las cuevas, el agua, la noche, la caza e identificado con la magia de los espejos).

También utilizaban este mineral, reducido a polvo y mezclado con líquidos, para la elaboración de bebidas misteriosas que tomaban antes de dormir para tener ensoñaciones en las cuales se adentraban en el mas allá, para así “poder descubrir el origen de todas las cosas”. Aseguraban que los efectos eran parecidos a los de la Oasca (Ayahuasca, hierba considerada sagrada en la Amazonía peruana) y les permitía transportarse a los reinos espirituales y mundos subterráneos, trasladarse a otras dimensiones, tener visiones de los animales de poder o de los dioses, curar a distancia, hablar con sus antepasados y llevar a cabo sus ritos iniciáticos y mágicos. Así mismo estos polvos eran usados para cauterizar heridas, pues decían que si la obsidiana, en forma de armas, era capaz de producir heridas, también podía cerrarlas y curarlas.

La obsidiana es muy beneficiosa para personas que están en tratamiento psicológico por depresión, incluida la del postparto, ansiedad o nervios.  Es muy efectiva en casos de esterilidad y también para mujeres embarazadas pues previene las malformaciones en el feto. Las mujeres aztecas se introducían una pequeña obsidiana en la boca durante el parto para que este resultara feliz.
Alivia inflamaciones procedentes de virus y bacterias. Previene las infecciones de heridas.
Actúa como una armadura de protección en la estructura ósea del cuerpo. Calma los dolores de huesos localizados, como artritis y reuma. 
Indicada en problemas del aparato reproductor. 
Corrige y seda los síntomas provocados por exceso de energía del intestino grueso y delgado como sequedad de boca, ruidos del tubo digestivo, presión en el vientre, dolor en un solo lado de la cabeza, zumbido de oídos…


Aplicación:

Tumbados en el suelo, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo y las piernas abiertas, hay que colocar una obsidiana sobre el pubis y realizar varias inspiraciones profundas hasta conseguir un estado mental calmado y visualizar como el aire va recorriendo todo el interior del cuerpo y recogiendo todo lo negativo. Hay que retener el aire unos segundos e imaginar como todo lo negativo sale hasta llegar a la obsidiana.
Hay que repetir varias veces el ejercicio hasta conseguir eliminar todo aquello que sabemos que nos perjudica. La habitación debe estar poco iluminada y hay que quemar incienso natural de sándalo. El mineral hay que limpiarlo y purificarlo muy bien después de cada sesion.
Usada con cristales de cuarzo blanco para que polaricen su intensidad, se puede aplicar en otras partes del cuerpo. Usada junto con cuarzo rosa sirve para eliminar estados depresivos y con cuarzo verde alivia la angustia producida por emociones negativas. 
La obsidiana se puede usar en meditación con excelentes resultados, aplicada sobre el Tercer Ojo ayuda a distinguir entre lo bueno y lo malo del individuo, no disfraza la verdad. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .