24/11/16

Sombras

Abrí los ojos y allí estaba, observándome inmóvil justo a mi lado. No podía ser.
Cerré los ojos durante unos segundos y cuando volví a abrirlos, seguía en el mismo lugar. No era capaz de moverme ni un milímetro, ni de articular palabra, pero por alguna extraña razón no tenía miedo.
¿Quién podía estar a esas horas de la noche en pie al lado de mi cama mirándome fijamente?

Intenté escrutar su rostro, pero no veía más que sombras y su cuerpo se difuminaba en la oscuridad de la habitación.
No sé si fue producto de mi imaginación o si realmente sucedió, pero hubo un instante en que creí verle sonreir. Una sonrisa lánguida pero reconfortante. Y familiar.
Cerré los ojos nuevamente, pensé: "ésto no puede estar pasando". Y antes de poder abrirlos de nuevo sentí cómo una mano cálida se posaba en mi frente. Desee que ese momento no llegara nunca a su fin. Era tanta paz la que sentía... Por un momento sentí tener ante mí la verdad más absoluta, aquello que el ser humano siempre ha anhelado conocer.
Y cuando me decidí a mirar agradecida a aquella sombra, ya no estaba.

Aún, cada noche, durante todos estos años, sigo deseando que esa sombra vuelva a mirarme....



©Lalobaerrante

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .