16/2/17

Apariencias

Nunca antes había gritado tan fuerte y de manera tan silenciosa. Un grito que salía de mis entrañas, de lo más profundo de mi ser.
Aparentemente sólo era silencio, pero fue tan fuerte que ensordeció incluso a los Ancestros.
Fueron lágrimas de sangre corriendo por mis venas, cuchilladas de oxígeno luchando por entrar en mis pulmones.

Allí, quieta y silenciosa.
Aparentemente viva.
Lo pasado era presente y futuro. Tu dolor, mi dolor... el olor.
Otra vez esa espiral sin fin; tu muerte, mi agonía. Nuestro abrazo, ayer y hoy. Y mañana.
Allí, mirándote.
Aparentemente sola.
Tu mirada lo decía todo sin decir nada. "¡Date prisa!".
El miedo, la soledad, el horror. Te ibas, yo me quedaba. Sigo estando, recordando, maldiciendo, gritando. Aunque no me oigas.
Rabia, impotencia, esperanza.
Nunca antes había gritado tan fuerte y de manera tan silenciosa.
Nunca antes había sentido que mi alma se desgarraba de dolor.
Nunca antes había estado tan rota.
Aparentemente tan feliz.






1 comentario :

  1. He sentido esa sensación una vez en la vida y con mi pareja. Siento éstas palabras desgarradoras y aunque cueste de creer es algo que a menudo sucede. Escribes muy bien. Hoy te leí unos cuantos escritos. Sigue así.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

© Agata | WS
x x x x x x x .