29/6/17

El lugar de una Bruja

Soy de ciudad. He nacido en ciudad y he vivido en una ciudad hasta los 27 años.
Soy Bruja desde hace muchos años y en la ciudad he aprendido y experimentado muchísimas cosas pero he de decir que hasta que no he venido a vivir al campo no he percibido la verdadera esencia de lo que soy y de lo que hago.
Me vine a vivir al campo por dos razones: una, porque ni a mi marido ni a mí nos gusta mucho la ciudad. Y otra, porque sentía en lo más profundo de mis entrañas que la Naturaleza me llamaba a su lado.
Y no soy la única Bruja que así lo ha vivido, por lo que estoy plenamente convencida de esto: Si no estás en contacto directo con la Naturaleza, tu Brujería se queda en la superficie.
Puedes intuir, puedes ayudarte de calendarios estándar, puedes intentar visualizar o llevar una representación arquetípica de la Naturaleza a la ciudad. Pero nada, NADA, se parecerá ni lo más mínimo a irte a mitad del bosque, o de los campos de labranza, o de un cruce de caminos, o de un riachuelo...


Hay algo que me encanta y que necesito hacer de vez en cuando y es irme por la noche sola a caminar por el bosque. Ayer llegaron las tan ansiadas lluvias, que tanto hacen falta por estas tierras y anoche quise ir a agradecer a la Madre su ayuda. Y en éstas estaba cuando me puse a pensar en esto que os estoy hablando. Lo que sentía y percibía en la ciudad, aunque era bastante, no era ni por asomo lo que siento y percibo aquí.
Y el ejemplo claro lo noto en las festividades, como ya comenté en esta entrada. No es lo mismo festejar cuando ocurre que festejar cuando te lo dice un calendario. Y sólo puedes observar de una forma real y empírica cuándo ocurre cuando vives de continuo en el lugar en el que sucede.

El origen del Oficio está en la Naturaleza y es allí donde debemos acudir para completar nuestro aprendizaje. En la ciudad sólo somos Brujas incompletas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .