1/6/17

Demonios

Quienes me conocéis más profundamente sabéis que soy una apasionada de la antropología. También que soy artesana. Bueno, pues mientras trabajo lo que suelo hacer normalmente es o bien escuchar música, o bien escuchar conferencias sobre diversos temas, de antropología en muchos casos. Y hoy, en una de esas conferencias, se hablaba sobre el origen y las causas de las posesiones demoníacas.
Pues si algo me ha quedado aún más claro si cabe de lo que ya lo tenía antes, es que eso que algunas religiones llaman demonios, no están en ningún lugar sino dentro de nosotros mismos, de todos nosotros.
Y no es como lo veía antes, como una idea o una teoría, como cuando se habla de los demonios internos, no. Es la certeza que se tiene cuando sabes que has resuelto un enigma. Al menos, con la solución que más me cuadra a mí, que no tiene que ser la válida para todo el mundo.
Es ese "click" en lo más profundo de tu mente y de tu alma de saber que por fin comprendes realmente lo que significa un "demonio" y por qué se ha representado gráficamente desde la época de las cavernas.
Que da igual el nombre que se lo ponga o la religión que lo explique, que al final es exactamente lo mismo en todos los casos: ni más ni menos que la oscuridad más profunda de nuestra propia existencia, de nuestro postizo lugar en el mundo, de nuestra lucha por volver a casa.


Algo tan sencillo como complicado de comprender para muchos, porque es la más pura esencia de lo que somos.





No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Agata | WS
x x x x x x x .